Inicio de los Cigarrillos Eléctricos

CÓMO INICIÓ LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

Depositphotos_26046741_original_web

Los cigarrillos electrónicos se crearon hace muchos años, la primera idea fue puesta por Gilbert Herbert en el año 1963 fue la presentación de esta idea del cigarrillo electrónico, después se dificulto por los intentos de comercialización de este invento pero todos fallaron y su producto cayo en el olvido.

Si embargo merece una mención como la primera patente para un cigarrillo electrónico.

El farmacéutico Hon Lik fue la primera persona en fabricar y vender el cigarrillo electrónico por primera vez en el mercado chino y luego a nivel internacional.

El inventor chino que inventó el cigarrillo electrónico en una visión inducida por la nicotina, dice que a pesar de su popularidad mundial las versiones de imitación y disputas legales significan que ha luchado para sacar provecho de su creación.

Ademas que el cigarrillo de tabaco induce a muchas enfermedades muy conocidas como el cáncer ya que sus sustancias alteran el ADN,  también el tabaquismo aumenta su riesgo de desarrollar osteoporosis, una debilidad de los huesos que causa fracturas.

Los adultos mayores fumadores tienen 30% a 40% más de probabilidad de fracturarse la cadera que los no fumadores de la misma edad. El tabaquismo debilita los huesos de varias maneras, algunos estudios han demostrado que fumar reduce el aporte de oxígeno a los huesos y también a muchos otros tejidos del cuerpo.

La nicotina en los cigarrillos enlentece la producción de células formadoras de hueso (osteoblastos), y como resultado éstas generan menos hueso. Fumar disminuye la absorción del calcio de la dieta.

El calcio es necesario para la mineralización del hueso, y con menos mineral en sus huesos los fumadores desarrollan huesos frágiles (osteoporosis).

Fumar aparentemente descompone el estrógeno en el cuerpo más rápidamente. El estrógeno es importante para construir y mantener un esqueleto fuerte en mujeres y hombres.

Fumar también afecta a los otros tejidos que constituyen el sistema músculo-esquelético, aumentando el riesgo de lesiones y enfermedades.

La ruptura del manguito de los rotadores (hombro) en los fumadores es casi el doble de grande que en los no fumadores, lo que probablemente está relacionado con la calidad de estos tendones en los fumadores.
Los fumadores tienen 1.5 más probabilidad de sufrir lesiones por uso excesivo como bursitis o tendinitis, que los no fumadores.

Los fumadores también tienen más probabilidad de sufrir lesiones traumáticas, como esguinces o fracturas. Fumar también está asociado con un mayor riesgo de dolor lumbar y de artritis reumatismo.

Fumar también afecta a los otros tejidos que constituyen el sistema músculo-esquelético, aumentando el riesgo de lesiones y enfermedades.

La ruptura del manguito de los rotadores (hombro) en los fumadores es casi el doble de grande que en los no fumadores, lo que probablemente está relacionado con la calidad de estos tendones en los fumadores.
Fumar tiene un efecto perjudicial en la cicatrización de heridas y consolidación de fracturas.

Las fracturas demoran más tiempo en soldar en los fumadores debido a los efectos nocivos de la nicotina en la producción de células formadoras de hueso.

Los fumadores también tienen una tasa más alta de complicaciones después de la cirugía que los no fumadores -como mala cicatrización de heridas e infecciones- y los resultados son menos satisfactorios.

Esto está vinculado a un menor aporte de sangre a los tejidos.
Fumar tiene un efecto perjudicial en el desempeño atlético.

Debido a que fumar enlentece el crecimiento de los pulmones y altera la función pulmonar, hay menos oxígeno disponible para los músculos que se usan en los deportes.

Los fumadores sufren de respiración fatigosa casi tres veces más que los no fumadores. Los fumadores no pueden correr ni caminar con la misma velocidad que los no fumadores.

Fumar puede provocar delgadez excesiva y generarle a usted riesgos de fracturas. La nicotina envía señales al cerebro de comer menos y puede impedir que el cuerpo obtenga la nutrición adecuada. Tener un buen peso corporal es importante para la salud general.

El hábito de fumar daña casi todos los órganos del cuerpo. Ha sido definitivamente vinculado a las cataratas y la neumonía, y las cuentas por alrededor de un tercio de todas las muertes por cáncer.

Las tasas generales de mortalidad por cáncer son dos veces más alta entre los fumadores como los no fumadores, los fumadores pesados ​​que tiene tasas que son cuatro veces mayores que las de los no fumadores.

La más importante de los cánceres causados por el consumo de tabaco es el cáncer de pulmón de fumar cigarrillo se ha relacionado con el 90 por ciento de todos los casos de cáncer de pulmón, el asesino número uno de cáncer tanto en hombres como en mujeres.

El tabaco también está asociado con cánceres de la boca, faringe, laringe, esófago, estómago, páncreas, cuello uterino, riñón, vejiga y leucemia mieloide aguda.

Además del cáncer, el fumar causa enfermedades pulmonares como la bronquitis crónica y el enfisema y se ha encontrado que exacerba los síntomas de asma en adultos y niños.

Alrededor del 90 por ciento de todas las muertes por enfermedades pulmonares obstructivas crónicas son atribuibles al consumo de cigarrillos.

También ha sido bien documentado que fumar aumenta sustancialmente el riesgo de enfermedades del corazón, incluyendo accidente cerebro vascular, infarto de miocardio, enfermedad vascular, y aneurisma.

Fumar causa enfermedades coronarias, la principal causa de muerte en los Estados Unidos: los fumadores de cigarrillos son 4.2 veces más probabilidades de desarrollar enfermedades coronarias que los no fumadores.

La exposición a altas dosis de nicotina, como los que se encuentran en algunos insecticidas, puede ser extremadamente tóxico así causando vómitos, temblores, convulsiones y muerte de hecho, una gota de nicotina pura puede matar a una persona.

Intoxicación por nicotina se ha informado de la ingestión accidental de insecticidas por adultos y la ingestión de productos de tabaco por parte de niños y animales domésticos.

La muerte generalmente se produce en unos pocos minutos por la insuficiencia respiratoria causada por la parálisis respiratoria.

Aunque a menudo pensamos en las consecuencias médicas que resultan del uso directo de productos de tabaco, el pasivo o humo secundario también aumenta el riesgo de muchas enfermedades.

El humo de tabaco ambiental es una fuente importante de contaminantes del aire interior; humo de segunda mano se estima que causa alrededor de 3.000 muertes por cáncer de pulmón al año entre los no fumadores y contribuye a más de 35.000 muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares.

La exposición al humo del tabaco en el hogar también es un factor de riesgo de nuevos casos y una mayor gravedad del asma infantil además se redujo los cigarrillos son la causa principal de muertes por incendios residenciales lo que lleva a más de 1.000 muertes cada año.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *